• |
  • IT
  • EN
  • ES
  • © mario nanni

cosa stai cercando?

las páginas blancas.

todo el mundo está de pié.

en coro damos los buenos días y empezamos.

abro mi cuaderno nuevo.

una emoción fuerte inunda mis ojos y mi corazón: ¡quiero 'ensuciar' ese blanco!

porque aún hoy, ante un cuaderno nuevo vivo la misma emoción, el placer del blanco que captura la luz y la refleja exactamente como hace la luna, como hacen las estrellas que cada noche con su luz mágica y misteriosa me acompañan en mis momentos más íntimos, entre sueños, y poco a poco me abandonan a los brazos de la oscuridad.

he 'ensuciado', he llenado aquellas páginas blancas, he transformado la luz en volumen.

sigo en mi viejo pupitre de la escuela: sobrepongo páginas blancas hasta formar un bloc.

las observo, lo interpreto como una arquitectura.

coloco a cierta distancia una fuente luminosa y hago girar la luz alrededor de mi bloc tal y como haría el sol alrededor de un edificio en mi proyecto escondo un cuerpo de iluminación detrás de un agujero en el techo, en la pared, entre las hojas de una puerta, lo escondo y lo convierto en invisible pero al mismo tiempo le devuelvo su función primaria, la de hacer luz.

uso la luz artificial, que bajo ningún concepto deberá imitar jamás a la natural, sólo puede observarla y aprender.

sigo en clase.

levanto la mirada de mis páginas blancas, que ahora ya han sido ensuciadas por los borrones negros de la mina de un lápiz.

mis ojos abiertos de par en par miran fijamente una pizarra negra ensuciada por el blanco yeso.

marcas negras sobre páginas blancas, marcas blancas sobre una superficie negra.

ritorna il luccichio delle stelle che tremano nel buio della notte e arrivo fin là, e da là, dal buio della notte, guardo giù le luci artificiali della città.

evocano la più potente: quella del fuoco.

il fuoco è la sorgente luminosa più bella e preziosa che l'uomo abbia mai scoperto.

è l'unica in grado di stimolare tutti i nostri sensi, ci permette di vedere e ci cattura con la sua luce in movimento, emana calore, secca la gola e il suo scoppiettio diventa suono, l'odore della legna che brucia è inconfondibile.

miles de bombillas a lo largo de los siglos para satisfacer nuevas exigencias, para alcanzar nuevas metas, pero existe una nueva fuente luminosa: la luz de las páginas blancas, una provocación, una emoción, el sentido de mi proyectar.

me doy cuenta, mirando las hojas de papel blanco, que de la emoción no confesada de un niño nació mi reflexión de adulto y de proyectista: hoy empiezo, como si fuera la primera vez y estudiando aún mi proyecto de entonces, formado esencialmente de luz que inicia de día y reinicia de noche, buscando la luz verdadera.

buscar, crear la luz verdadera, nueva cada vez, distinta para cada nuevo proyecto que es reto y porqué no, posibilidad de la imposibilidad.

¡es posible, creedme, posible!!